NOTA DE TAPA:

ARTEFACTOS, IMAGINARIOS Y DISPOSITIVOS DE ESTA POCA TECNOLGICA. INTRODUCCIN A LAS NUEVAS TERMINALES DE LA VIDA COTIDIANA

Gastn Montells- Colectivo La Tribu

Abril de 2009

La tecnologa es territorio de disputa de diferentes marcos ideolgicos donde se definen proyectos y usos sobre los dispositivos e imaginarios de la tcnica. Dichas disputas inciden en los parmetros de la organizacin laboral y la vida cotidiana. E impactan en los vnculos que las personas construyen con los medios. Modela la relacin capital- trabajo y los repertorios de prcticas domsticas. Discute la propiedad intelectual del conocimiento y los bienes intangibles. Configura laboratorios culturales donde experimenta y desarrolla software y artefactos, diferenciando la nocin de programacin secreta del actual cdigo fuente abierto.

El lenguaje hipermeditico sostenido sobre la convergencia de tres soportes, la imagen, el texto y el sonido, recaracteriza la nocin de destinatario ubicndolo como usuario- activador del mensaje y replantea las exigencias de produccin dados los movimientos y transformaciones que el cambio de paradigma tecnolgico ha instituido en el sistema de medios. En sus artefactos y dispositivos y sobre todo en sus imaginarios.

Un primer abordaje a las plataformas expandidas nos exige la consideracin de los nuevos modos de relacionamiento inter-personales motivados por las matrices de poca de la organizacin del trabajo trasladadas al vnculo de las personas con las interfaces mediticas. Adems de las prcticas de tiempo y forma laboral, acentuadas en la precarizacin, tercerizacin y estrs, todo el repertorio de rutinas cotidianas a partir de los dispositivos

domsticos que se constituyen en el uso de los artefactos instalados en la ingeniera familiar.

Referimos a la triloga entre el telfono celular, los reproductores de mp3 y las pc domsticas. Estas terminales de captura, reproduccin y almacenamiento de contenidos digitales configuran nuevos imaginarios y operaciones de uso ante y con el sistema de medios de comunicacin.

La idea de esta sistematizacin es pensar las condiciones de recepcin a travs de los nuevos soportes y las cada vez ms protagnicas exigencias de produccin. Temporalizar las prcticas de uso de los medios en un contexto dinmico basado en las coordenadas de las aplicaciones autodidactas y de los itinerarios irregulares que la alfabetizacin digital ha desarrollado en las generaciones recientes.

Marcelo Urresti es un socilogo argentino que

investig las ciberculturas juveniles. En las conclusiones de su relevamiento pudo identificar cinco caractersticas paradigmticas que se dan en condiciones de recepcin a partir de las interfaces digitales. Principalmente el soporte web pero cada vez ms el desarrollo de la telefona celular en la organizacin de la vida cotidiana.

Esos elementos distintivos de la prctica comunicacional generada a partir de los territorios de la convergencia son las siguientes:

1. El nuevo sistema de objetos.

2. Los gneros confusos de la comunicacin (sntesis entre comunicacin, publicidad y entretenimiento).

3. La nocin de prosumidor.

4. Las transformaciones de la intimidad.

5. Las nuevas y resignificadas formas de hacer comunidad.

esquemas

Foto | Sincita

Recorrer estas nociones- problema, nos ayudar a enmarcar las ingenieras de estos nuevos mapas de circulacin ciudadana. Interpelar las reapropiaciones que las personas hacemos de estos repertorios de tcnicas y tecnologas. Los usos, aceptacin y rechazo de estas propuestas de actuales identidades mediticas.

El nuevo sistema de objetos

Es difcil pensar el hbitat actual desmarcado de las arquitecturas de artefactos que conversan y controlan funcionalmente las rutinas de la cotidianidad.

La dimensin espacio-temporal del trabajo actualiza constantemente sus coordenadas ya que los dispositivos de conectividad meditica (no slo los medios de comunicacin sino adems las interfaces de operacin diaria como emitir un pasaje de transporte, realizar una accin bancaria, un trmite pblico, votar incluso en algunas naciones, etc.) establecen

maniobras y claves de funcionamiento que obligan al cuerpo a alfabetizarse o lo hacen silenciosamente a travs de la activacin de la curiosidad y de la segunda naturaleza digital de la cual estamos compuestos desde que el mundo nos habla con las mquinas.

Ms importante incluso que la identificacin de los artefactos es la construccin de los imaginarios que esas arquitecturas digitales modelan como principios de comprensin de la vida. Artefactos e imaginarios acerca del uso del tiempo y de la eficacia de las operaciones diarias.

Los cuerpos son espacios de trnsito de estos imaginarios. En las prcticas corporales aparecen activos los patrones de composicin de la realidad segn estas normas tecnolgicas pero ah mismo se dan tambin las reapropiaciones y disputas que hacemos de estos dispositivos.

Los gneros confusos de la comunicacin

Las estructuras de composicin de contenidos aparecen reubicadas en ciclos de flujos combinatorios donde una investigacin periodstica asume cdigos de ficcin, guios y sntomas publicitarios y trminos propios del entretenimiento. Estas impurezas se corresponden con los patrones de navegacin on line donde la narracin se constituye a partir de viajes irregulares, inestables y poco profundos, atentos a las velocidades y rutinas de la dedicacin digital, pero propios de nuevas asociaciones, intrigas y sntesis realizadas a utilidad y gusto de los mismos dialogadores de esos contenidos.

Estar conectado no es necesariamente la principal accin del navegador durante la jornada laboral. Sino cumplir con sus tareas mientras combina esfuerzos de resolucin de obligaciones con bsqueda de informacin, reproduccin de archivos sonoros,

visualizacin de material audiovisual, chequeo de correo, etc.

Incluso las generaciones que se conectan intencionalmente a establecer redes, alimentar el posteo, relevar informacin o conversar con otros navegantes lo hacen desde prcticas multitasking (acciones de simultaneidad) que aparecen incorporadas a sus matrices de descubrimiento y alfabetizacin.

La nocin de prosumidor

Prosumidores se ha denominado a aquellas personas que son capaces dar inicio a la generacin de productos, experiencias y contenidos que ellos mismos consumirn.

Es un trmino econmico que refiere a la activacin de la recepcin, a una prctica colaborativa y tercerizada. A la funcin de operadores que adquieren aquellos usuarios de contenidos que adems de activarlos al llegar a ellos, los transforman y regeneran a partir de la liberacin de los cdigos fuente

bajo las indicaciones de la cultura libre y el copyleft.

Las transformaciones de la intimidad

La intimidad aparece aplicada al espacio pblico. Si en algn momento era la reserva privada, hoy puede pensarse la idea de intimidad como una doble aparicin manejada de modo premeditado. Una ausencia real, una figurada.

El MSN o terminales de chateo son expresiones de este doble registro de identidad. Evidencia de doble presentismo que se pone en juego arbitrariamente segn la decisin de operacin asumida.

La intimidad develada en la red a cambio del reconocimiento simblico de la participacin en comunidad.

La reconfiguracin de la nocin de comunidad

Hacer comunidad es uno de los principios de estas cartografas digitales. Hacer comn la

constitucin de un espacio contenedor, dinmico e inspirador, que pueda funcionar como autor colectivo capaz de socializar repertorios tiles y disponibles. Construir territorios de afinidades, circuitos de trnsito, intercambio de materiales y socializacin.

MAPA DE DESAFOS

Esta caracterizacin inicial acerca de las rutinas de los nuevos modos de conversacin y uso de los medios nos exige, al disear nuevas propuestas, pensar algunos problemas comunicacionales y polticos iniciales.

Cmo caracterizar las nuevas audiencias a travs de las combinaciones de lo analgico y lo digital, en el marco del cambio de paradigma tecnolgico? Cmo trabajar a partir del desigual acceso a la conectividad y la alfabetizacin? De qu modo narrar la vida cotidiana cuando los cdigos de navegacin nos obligan a ser creativos, sintticos y

especficos? Cmo vincular lo local con lo global acentuando identidad pero universalizando las preocupaciones? Bajo qu mecanismos fortalecer las estrategias de dilogo, intercambio y participacin?

El desafo inicial ser pensar a partir de qu decisiones actualizamos nuestras prcticas de produccin, interpelando a estos nuevos comportamientos de las audiencias, promoviendo descubrimientos, sorpresa, agenda y relevancia y a la vez motivando la creacin de redes y espacios de construccin colectiva, capaces de horizontalizar las oportunidades y enriquecer los desarrollos e iniciativas de nuestros proyectos y convicciones.

Producir sentido y documentos. Nuevas conversaciones. Territorios de fijacin de la felicidad.•

Descargar artculo completo en PDF [58.1 Kb]