NOTA DE TAPA:
LTIMA ACTUALIZACIN
23 de junio de 2010
Autores/as
G. Debord
N. Chomsky
M. McLuhan
R. Roncagliolo
Archivo
Reflexiones
Radios mexicanas
Alternativo y mediático
Mujeres y medios
Radio y educación
Archivo
derecho a la comunicación
Radios en Bogotá
14 Principios/AMARC
Leyes y derechos
Archivo

RUTAS ALTERNATIVAS DE LA COMUNICACIN. PROCESOS DE SIGNIFICACIN SOCIAL, IDEOLOGA Y PODER

Beatriz Ammann y Eva Da Porta (compiladoras)

Octubre de 2008

Rutas alternativas de la comunicacin es un libro resultado del estudio "La produccin meditica alternativa: condiciones de posibilidad en la trama discursiva contempornea" llevada a cabo durante 2006 y 2007 por un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Crdoba en Argentina.

La publicacin contiene artculos sobre lo alternativo y lo meditico, la comunicacin alternativa en la sociedad de la informacin, las radios alternativas en Amrica Latina, las emisoras universitarias y sus audiencias, la comunicacin alternativa y los procesos educativos y muchos temas ms.

Reproducimos aqu un apartado del captulo

Lo alternativo y lo meditico, dos dimensiones para rasgar la hegemona cultural escrito por Eva Da Porta.

Para conseguir el libro o contactar a sus autoras-es hay que enviar un correo a esta direccin.

LA NECESIDAD DE REPENSAR LA COMUNICACIN ALTERNATIVA

En los ltimos aos se han dado algunas condiciones que plantean la necesidad de repensar lo alternativo como un modo de responder desde la comunicacin a los efectos nefastos de dcadas de poltica neoliberal. La repolitizacin del campo cultural, sumado a las posibilidades inditas que plantean las tecnologas de la comunicacin ofrecen un panorama interesante para revalorizar este tipo de experiencias en tanto es posible reconocer, an en aquellas que abandonan explcitamente los objetivos polticos, cierto potencial transformador de la realidad.

Tal como hemos sealado ese potencial

Para otro lado

Foto | Ximena Tordini

transformador no puede pensarse al margen del funcionamiento de la hegemona cultural, cuyo rasgo central parece ser la naturalizacin de los sentidos y de las modalidades discursivas dominantes, tal como lo plante con claridad Stuart Hall hace varias dcadas. La hegemona cultural, entendida como un profuso y heterclito conjunto de discursos provenientes de distintos espacios, ha cristalizado ciertos sentidos en torno a las tecnologas de la comunicacin (TIC) que las instauran como destino inexorable del desarrollo de la sociedad contempornea y como panacea de la comunicacin democrtica y transparente. Este imaginario construido en torno a las TIC por las fuerzas y poderes del mercado y la geopoltica les otorga el carcter de evidencia, de realidad incuestionable que, como dice Mattelart, impide discutirlas, repensarlas, debatirlas. Las TIC parecen ser slo un dato de la realidad y no un dispositivo tecnopoltico que se ala y potencia a otros poderes diseminados y

concentrados de modos muy complejos. En ese sentido toda experiencia de comunicacin alternativa debe lidiar con ese imaginario tecnomeditico. Debe proponer algunos sentidos que confronten e intentes, al menos desnaturalizar, esos sentidos cristalizados que viene asociados a usas, prcticas, doxas, retricas y tpicas propias del as TIC. Para ello, nuestra propuesta apunta a recuperar ese cuerpo de saberes, discursos y prcticas construidos en torno al significante comunicacin alternativa, que han ido construyendo desde hace cuatro dcadas algunas experiencias de comunicacin popular, comunitaria o alternativa. Lo decimos explcitamente: lo alternativo (sus ideas modalidades y formas de comunicar) no permite poner en crisis y desnaturalizar lo hegemnico meditico, sus imaginarios sociales dominantes profundamente cristalizados. Formas hegemnicas que muchas veces reproduce hasta las propias

prcticas que se proponen como democrticas, alternativas o populares. Formas hegemnicas que se imponen como lo normal, lo aceptable y lo corriente. Es necesario y urgente pensar otros modos de comunicacin, no abandonar la crtica de los modos que ya estn instaurados, plantear derechos y polticas nuevas que apunten a buscar formas ms equitativas y democrticas de toma de la palabra y la imagen pblica. Para ello es una tarea de los comunicadores desnaturalizar lo que hay, hacer una profunda crtica ideolgica de la formas estandarizadas de construir los mensajes mediticos, de repensar si lo que hay es lo que queremos o es es an posible pensar otras formas ms creativas, liberadoras, expresivas.

Entonces podemos preguntarnos por aquellos aspectos que hacen que las prcticas y discursos alternativos rasguen la hegemona y dejen emerger una lgica otra, una lgica discursiva que escape a la aceptabilidad y normalidad instituidas por la hegemona.

Desde una perspectiva sociodicursiva, Marc Angenot llama heteronoma/ heterologa a esa hiancia, a eso que escapa de la lgica de la hegemona. Si seguimos su planteo podemos preguntarnos: De qu modos la comunicacin alternativa podra ser heternoma respecto de la hegemona? Para ello retomaremos algunas cuestiones que al respecto plantea el autor quien adems seala que la hegemona discursiva no es un conjunto homeosttico sino una red de sentidos y tensiones siempre dispuesta a incorporar y contener no solo lo nuevo sino aquello que aparenta ser radicalmente distintos, a lo heternomo? Esta tensin atraviesa para nosotros toda prctica alternativa de comunicacin. Hasta que punto es contrahegemnica? Hasta donde es distinta o es solo una rareza que convive armnicamente con los modos y los flujos dominantes de la comunicacin sin modificarlos?

Angenot seala que es necesario buscar la

heteronoma en la periferia y en los espacios de resistencia y conflicto con la hegemona. Es decir que no basta con identificar una prctica o discurso como alternativos por s mismos sino siempre en relacin a la comunicacin hegemnica. En segundo lugar plantea que es necesario distinguir lo heternomo (lo alternativo diramos nosotros) de lo nuevo, original o audaz, pues siempre estas novedades se plantean desde un discurso que las hace comprensibles y que por lo tanto les da sentido. Es decir que no basta que un discurso sea nuevo o innovador para ser alternativo sino que se hace necesario que ese discurso tenga capacidad de ruptura.

En tercer lugar nos advierte de no llamar heteronoma (alternatividad) a lo que es slo supervivencia de sentidos arcaicos. Por ello y siguiendo su planteo diremos que no basta con identificar una prctica o discurso como alternativo por su carcter residual o por activar ideas del pasado, pues stas pueden

ser igual de dominantes o autoritarias que aquellas ideas del presente que el discurso alternativo folclrico pretende cambiar.

En cuarto lugar, seala que la heteronoma de un discurso o prctica debe considerarse por su propia pragmtica, por su fuerza perlocutoria, por su orientacin hacia destinatarios meta identificados con su influencia. Es decir que la comunicacin alternativa debe plantear otros vnculos comunicativos entre emisores y receptores, vnculos que no reproduzcan los roles cristalizados de los discursos hegemnicos.

Finalmente Angenot seala respecto de la heteronoma que no hay en el discurso social hegemnico quiebres totales, sino rupturas, disidencias que muchas veces son primero deslizamientos de sentido poco perceptibles. Bsquedas que plantean encontrar un lenguaje otro en conflicto constante con la aceptabilidad social y la hegemona. Es decir que lo alternativo podra pensarse tambin en proceso y no como un hecho o acontecimiento

discursivo esttico. Como un discurso que busca otros modos de decir que muchas veces se encuentran fuera de la aceptabilidad y la "normalidad" instituidas por la hegemona.

Esta ltima es quizs la caracterstica que podra articular todas las otras. Los proyectos de comunicacin alternativa pueden iniciar otras bsquedas discursivas explorarnos otros modos de comunicar. Modos no estandarizaos por los gneros y formatos instituidos, modos que busquen poner en contacto a los sujetos que quedan excluidos por la norma meditica. Formas discursivas nuevas que les permitan tener voz e imagen propia y o ser hablados y estereotipados por aquellos que s pueden acceder legtimamente a la palabra. En este punto alternatividad tambin puede vincularse a creatividad, a liberta y bsqueda expresiva.•