NOTA DE TAPA:

ARMAND MATTELART

Mariana Mársico- Colectivo La Tribu

12 de febrero de 2007

Armand Mattelart nació en 1936 en Bélgica, y realizó sus estudios secundarios en una institución religiosa, dónde generó un intenso vínculo con movimientos de la juventud católica que realizaban, en ese entonces, misiones en países pobres. Cuando terminó los estudios secundarios viajó a Gran Bretaña para incorporarse a una comunidad de monjes seculares, y un año más tarde volvió a Lovaina para estudiar Derecho y Ciencia Política en la Universidad Católica. Posteriormente, en París, realizó estudios de Demografía en el Instituto de Estudios Demográficos.

Al finalizar sus estudios, lo nombraron experto del Vaticano en políticas de población, y en el año 1962 lo envían a la Universidad Católica de Chile. Durante su estadía en el país se encuentra con modelos de planificación familiar, como los desarrollados por la Fundación Ford o la

Armand Mattelart

Rockefeller, que lo llevan a reflexionar y tomar una postura crítica sobre las estrategias de comunicación utilizadas por estos modelos. Será a partir de la demografía que Mattelart se aproxima al campo de la comunicación.

En un contexto político marcado por la Revolución Cubana y por el proyecto liderado por Salvador Allende, Mattelart realizó su primera investigación sobre comunicación centrada en la estructura y análisis de contenido del diario conservador El Mercurio. Posteriormente, dejó su puesto en la Universidad Católica de Chile y participó en la creación del Centro de Estudios de la Realidad Nacional (CEREN).

Las primeras investigaciones del CEREN –en el que colaboraron tanto Armand Mattelart, como su mujer, Michèle Mattelart y Mabel Piccini– se concentraron en análisis estructurales de la prensa liberal y derivaron en la creación de los Cuadernos de la Realidad Nacional que, con fuerte influencia del estructuralismo y la Escuela de Frankfurt, se abocaron al estudio de la cultura de masas.

A fines de 1971 publicó junto a Ariel Dorfman el libro Para leer el pato Donald, que se convirtió velozmente en un éxito e incluso fue censurado en EEUU. Mattelart considera al libro como “un panfleto, un grito de rebelión”. La obra revisa la ideología imperialista que subyace a los personajes de los dibujos animados de Disney que, para Dorfman y Mattelart, no eran un mero entretenimiento para los niños y niñas, sino que funcionaban como manual para los pueblos subdesarrollados y como eficaz elemento de difusión del American Way of Life. Con este libro los autores pusieron en discusión las historietas infantiles, hasta ese entonces, incuestionables.

Hasta 1973, cuando el golpe militar contra Salvador Allende lo obliga a salir abruptamente del país y regresar a Francia, Mattelart trabajó intensamente en Chile y posteriormente en Argentina, Cuba, México y los principales países de Latinoamérica. Una vez en Francia, se dedicó a la realización de “La espiral” (1974), una película acerca de la dictadura chilena. Luego de esta experiencia, se desempeñó durante cuatro años

como profesor universitario en la Universidad París VIII en el área de Ciencias de la Información y de la Comunicación. En la actualidad, Mattelart continúa siendo un referente y una presencia constante en países de Latinoamérica y su obra ha sido traducida a numerosas lenguas, entre ellas la española y la portuguesa.

LAS IDEAS

El recorrido teórico que realiza Armand Mattelart en el campo de la comunicación se encuentra fuertemente determinado por su experiencia en Chile de los años ´60 y ´70. Su obra busca comprender la comunicación desde su vinculación con procesos políticos, económicos, sociales y culturales.

Mattelart abordó, entre otros temas, el fenómeno de la televisión transnacional a través del análisis de las series de tele-educación norteamericana y planteó que el objetivo de estos programas es modificar la educación tradicional, transnacionalizando los valores de la cultura de

masas y marcando una única forma de consumo del tiempo libre.

A principio de los noventa, con el libro La Internacional Publicitaria y, más tarde, La Publicidad, planteó el creciente prestigio adquirido por la publicidad que comienza a ser un elemento determinante de los sistemas de comunicación. Este enfoque se complementará con los análisis realizados en 1996 en La mundialización de la comunicación donde analizó cómo las redes de comunicación estaban reconfigurando el orden mundial. Durante ésta década, Armand Mattelart publicó una trilogía -La comunicación-mundo. Historia de las ideas y de las estrategias (1993), La Invención de la Comunicación (1994) e Historia de la utopía planetaria. De la ciudad profética a la sociedad global (1999)- en la cual revisó cómo se han sucedido los proyectos e ideas internacionalistas o mundializadores, desde las comunicaciones, la religión, el imperialismo, el cosmopolitismo o la cultura de masas, en contraste con las utopías del XVIII y XIX orientadas a una perfecta comunicación social como imaginario fundamental de la modernidad.

LOS LIBROS

Mattelart cuenta con más de 32 libros como autor o coautor, y escribió cientos de artículos especializados, principalmente, en comunicación. Entre sus principales obras se destacan: Para leer al Pato Donald (con Ariel Dorfman); La comunicación masiva en el proceso de liberación; Frentes culturales y movilización de masas (con Michèle Mattelart); La televisión alternativa (con J.-M. Piemme); Pensar sobre los medios (con Michèle Mattelart) e Historia de las teorías de la comunicación entre otros. •