NOTA DE TAPA:

JESS MARTN BARBERO

Mariana Mrsico- Colectivo La Tribu

Diciembre de 2007

Naci en vila, Espaa, en 1937 y vive en Colombia desde 1963. Es una figura central del campo de los estudios culturales latinoamericanos. Se doctor en Filosofa en la Universidad Catlica de Lovaina, Blgica, en 1971 y estudi Antropologa y Semitica en la Escuela de Altos Estudios de la Universidad de Pars. Fue director del Departamento de Comunicacin de la Universidad del Valle en Cali, Colombia, donde permaneci entre 1975 y 1995. Desde 1995 hasta 2002, ejerci la docencia en el Instituto Tecnolgico y de Estudios Superiores de Occidente, en Guadalajara, Mxico. Se desempe como profesor visitante de las Universidades Complutense de Madrid, Autnoma de Barcelona, Standford, Libre de Berln, King's College de Londres, Puerto Rico, Buenos Aires, Sao Paulo y Lima.

Jess Martn Barbero

Ha sido presidente de la ALAIC (Asociacin Latinoamericana de Investigadores de la Comunicacin), miembro del Comit consultivo de la FELAFACS (Federacin Latinoamericana de Facultades de Comunicacin Social) y miembro del consejo editorial de numerosas revistas de investigacin en Amrica Latina. Fund y dirigi el Departamento de Ciencias de la Comunicacin de la Universidad del Valle. Fue designado Doctor honoris causa por la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), por la Pontificia Universidad Javeriana de Bogot (Colombia) y por la Pontificia Universidad Catlica de Lima (Per).

LAS IDEAS

Su anlisis de la cultura como mediaciones, el estudio de la globalizacin desde la semiologa, y la funcin de las telenovelas en Latinoamrica son algunos de los aportes tericos ms relevantes de Jess Martn Barbero.

A principios de 1999, dict seminarios y distintos cursos de doctorado en Espaa. Uno de estos cursos lo desarroll en la Facultad de Geografa e Historia de la Universidad de Sevilla, en el Departamento de Antropologa Social, donde abord las transformaciones del mapa cultural, la ciudad como espacio de comunicacin y multiculturalidad, as como el tema de la globalizacin, localizacin e industrias culturales.

De este modo comenz una de sus exposiciones, dando cuenta de su experiencia en el campo de la comunicacin y la cultura: "La experiencia que est en la base de mi trabajo en estos ltimos casi treinta aos es la de un filsofo inmerso en el campo complejo y contradictorio de la comunicacin. Mi oficio en ese campo ha sido, por una parte, el de luchar contra la visin hegemnica, especialmente venida de los Estados Unidos, que trata de convertir el estudio de los procesos de comunicacin en una especie de disciplina autnoma,

separada del mbito de las ciencias sociales. sta ha sido una de mis batallas largas, la de agitar la necesidad de que las ciencias sociales, empezando por la historia, siguiendo por la antropologa y la sociologa, se hagan cargo de lo que est sucediendo en este mbito estratgico por el que pasan algunos de los cambios ms profundos tanto en el mundo de la cultura como en el mundo de la poltica hoy. La primera batalla, que he venido librando en estos treinta aos, ha sido la de incorporar el "tema" de los procesos de comunicacin y de los medios al mbito de las ciencias sociales. Y, por otro lado, mi otra batalla ha sido la de ayudar a distinguir entre lo que los medios de comunicacin tienen de sumisin a, y complicidad con, las lgicas del mercado, y con lo que esas lgicas imponen de superficialidad, de deformacin cultural. La necesidad de diferenciar el hecho de que hoy da los procesos de comunicacin masiva estn dinamizados bsicamente por la lgica mercantil, con el consiguiente proceso de

superficializacin e incluso degradacin, cultural, de ese otro hecho: el papel estratgico que los procesos y los medios de comunicacin masiva juegan en la vida cotidiana de la mayora de la gente: la manera en que esos procesos inciden en la cultura cotidiana de la mayora de la gente, en sus imaginarios, en sus expectativas de vida, en sus modelos de comportamiento, en sus modelos sobre lo moderno y lo atrasado, lo bello y lo feo, lo interesante y lo aburrido. Esta batalla me parece fundamental: luchar contra la tendencia de la elite intelectual a meter en la misma bolsa la crtica necesaria, indispensable, a lo que en los medios hay de lgica mercantil, a lo que en los medios hay de deformacin cultural, superficialidad, pero luchando contra la confusin entre esas tendencias y el papel mediador que los procesos de comunicacin masiva ejercen hoy entre matrices y memorias culturales, que vienen de muy lejos en la historia, y los formatos de las narrativas que hoy tienen los

medios masivos. Si los medios son importantes no es debido a la genialidad de la gente que trabaja en ellos, es debido a que en los medios se entrelazan formatos contemporneos con modos de narrar, de imaginar y de expresar que tienen memorias de largo alcance."

La telenovela

"Pocos fenmenos culturales evidencian hoy en forma tan expresiva las contradictorias articulaciones que entrelazan las dinmicas culturales a las lgicas del mercado como la Telenovela...".

Martn Barbero, Televisin y melodrama. Bogot, 1992.

Jess Martn Barbero contribuy a complejizar la nocin de consumo como un acto de intercambio cultural, en un intento por superar nociones lineales de la dinmica social. Dialgica- un portal con artculos sobre

cibercultura, comunicacin, educacin, poltica y periodismo de la ciudad de Rosario, Argentina- le realiz una entrevista, en septiembre de 2004, en la que aborda la dificultad de analizar los discursos televisivos:

"Los medios dicen: nosotros le damos a la gente lo que la gente quiere y los intelectuales dicen los medios no le dan a la gente lo que la gente necesita. Y qu es lo que la gente necesita? El tema tiene una complejidad que podramos plantear sintticamente de la siguiente manera: nunca la industria cultural hace algo sin que conecte con algo que pasa en la realidad; con algo en algn nivel, en algn plano. Pero, a la vez, nunca lo vuelve discurso sin que medien los intereses de los grupos que construyen el discurso sobre eso. Esto es lo que vengo escribiendo desde hace treinta aos. La telenovela no hubiera podido ser el fenmeno que es si no tocara alguna de las identidades ms profundas de estos pases. Y esto lo vio

claramente el cubano Alejo Carpentier, lo experiment Borges... Los grandes no le tuvieron ningn asco al melodrama... nuestra vida es melodramtica."

Martn Barbero, al igual que otros investigadores latinoamericanos tales como Nstor Garca Canclini, Guillermo Orozco o Mara Cristina Mata, detect la importancia de la temtica del consumo en un momento en que el eje de los estudios sobre comunicacin en Amrica Latina era el anlisis de los mensajes en los medios masivos en tanto soportes de la "ideologa de la dominacin."

En su libro De los medios a las mediaciones, Barbero realiza un anlisis de la cultura como mediaciones, donde mira el otro lado del proceso de la comunicacin (recepcin), conformado por las resistencias y las variadas formas de apropiacin de los contenidos de los medios. En este sentido, aborda el consumo a travs de la crtica al "mediacentrismo" y su elaboracin de la

categora de mediaciones.

El autor considera al consumo como produccin de sentido, reivindicando de este modo las prcticas de la vida cotidiana de los sectores populares, las que no son consideradas solamente como tareas de reproduccin sino como actividades con las que "llenan de sentido su vida".

Por otra parte, en De los medios a las mediaciones, seala: "(...) yo parto de la idea de que los medios de comunicacin no son un puro fenmeno comercial, no son un puro fenmeno de manipulacin ideolgica, son un fenmeno cultural a travs del cual la gente, mucha gente, cada vez ms gente, vive la constitucin del sentido de su vida."

Respecto a las mediaciones, el autor las entiende como "lugares de apropiacin", desde los cuales resulta posible percibir y comprender la interaccin entre el espacio de la produccin y el de la recepcin. En este sentido, postula que lo que produce la televisin, por ejemplo, no remite

nicamente a estrategias comerciales sino tambin a exigencias que vienen de la trama cultural y los modos de ver. Las mediaciones aparecen como esos "lugares" en que se desarrollan las prcticas cotidianas que estructuran los usos sociales de la comunicacin: la cotidianeidad familiar, las solidaridades vecinales y la amistad, la temporalidad social y la competencia cultural.

LOS LIBROS

Public los siguientes libros: Comunicacin masiva: discurso y poder, Quito, 1978; Comunicacin educativa y didctica audiovisual, Cali, 1979; Introduccin al anlisis de contenido, Madrid, 1981; De los medios a las mediaciones, Barcelona. 1987; Comunicacin y culturas populares en Latinoamrica, Mxico, 1987; Procesos de comunicacin y matrices de cultura, Mxico, 1989; Televisin y melodrama, Bogot, 1992; Communication, Culture and Hegemony, London, 1993; Dinmicas

urbanas de la cultura, en: Comunicacin y espacios culturales en Amrica Latina, Bogot, 1994; Pre- textos: conversaciones sobre la comunicacin y sus contextos, Cali. 1995; Proyectar la comunicacin (con A. Silva). Bogot, 1997; Mapas nocturnos, Bogot, 1998; Medios, Cultura y Sociedad (con Fabio Lpez), Bogot, 1998; Los ejercicios del ver. Hegemona audiovisual y ficcin televisiva (con Germn Rey), Barcelona, 2000; Oficio de cartgrafo. Travesas latinoamericanas de la comunicacin en la cultura, Santiago de Chile, 2002.•

Descargar artculo completo [55 Kb]