NOTA DE TAPA:

EL MEDIO ES LA INTERFERENCIA. EL RADIOARTE, DE LAS VANGUARDIAS A LAS RADIOS COMUNITARIAS

Cara y seal 8. Publicacin de AMARC ALC

Octubre de 2008

Desde la invencin tcnica de la radio, diversos grupos e investigadores la proponen como un medio de creacin artstica. A principios del siglo pasado, las vanguardias estticas desarrollaron algunas ideas que hoy pueden retomarse para el diseo artstico de la programacin de las radios comunitarias.

El programa Kunstradio, que se emite desde 1987 por la Radiodifusin Nacional de Austria, elabor un manifiesto que brinda doce notas para una definicin de radioarte.

Entre ellas, hay dos claves que tomaremos como punto de partida. Uno: "el radioarte sucede en el lugar donde se escucha y no en el estudio". Dos: "la radio tiene como espacio todos los lugares en los que se escucha la radio".

La nocin de radioarte supone que la radio

La radio arte

Diseo | El fantasma de Heredia para Cara y seal

puede ser considerada una de las bellas artes y de ese modo puede promover nuevas gramticas de la sonoridad.

Las nociones, tcnicas y estrategias que constituyen lo que se llama radioarte, pueden tener algn lugar en el marco de la actualizacin de la eficacia comunicacional de los proyectos poltico culturales de las radios comunitarias?

RADIO VANGUARDIA

Segn el artista sonoro Jos Iges, el radioarte es el arte de las sensaciones radiofnicas, mediador de lo que llamamos realidad. Al igual que el francs Ren Farabet, entiende que se trabajar para construir una gramtica sonora capaz de sacudir los mausoleos del significado generando una segunda navegacin de las cosas.

El radioarte tiene sus antecedentes en el radiodrama, de principal desarrollo en la dcada de 1920 en las radios pblicas alemanas, francesas e inglesas. En Londres,

en 1923, la British Broadcasting Corporation (BBC) emite los primeros radiogramas basados en la obra de William Shakespeare.

En su reciente libro El radioarte, Lidia Camacho seala que la primera pieza artstica que se reconoce concebida especialmente para la radio es Danger, de Richard Hugues, transmitida el 15 de enero de 1924 por la BBC, que relata una accin a oscuras en los tneles de una mina.

Ese mismo ao, en Francia, el diario Impartial Franais convoca a un concurso de literatura radiofnica para textos que deban ser aptos para "una presentacin por altavoz" y no podan durar ms de 15 minutos. El premio fue compartido entre Agonie de Paul Camilla y Maremoto, de Pierre Gusy y Gabriel Germinet. Esta ltima obra fue reconocida por sus "decorados sonoros" y el uso hbil de trucos de transposicin visual hacia las sensaciones auditivas. Maremoto provoca el primer acto de censura de un proyecto creativo al prohibirse su difusin por transmitir al aire un ensayo de

la obra donde una embarcacin peda auxilio con insistencia. Se la conoci como la precursora de la "radio de las catstrofes". Catorce aos despus, el 30 de octubre de 1938 en Estados Unidos, la Columbia Broadcasting System emiti una adaptacin realizada por Orson Welles de la novela La guerra de los mundos del ingls H. G. Wells. Las escenas de ficcin causaron pnico al ser confundidas con reportajes, aunque se haba anunciado desde el principio el carcter dramtico de la produccin emitida en el marco de la serie El Teatro Mercurio en el aire.

En ese mismo contexto, las vanguardias artsticas europeas venan proponiendo el uso artstico del sonido y la posibilidad de llevar el arte a nuevos espacios pblicos para desafiar las tradicionales costumbres de recepcin. Pensaban al medio sonoro como la reinvencin del lenguaje, queran alterar el orden constituido, exaltaban la experimentacin y construan las primeras esculturas sonoras capaces de volverse reales

en la recepcin de audiencias desconocidas.

Desde la tcnica, la esttica y la definicin de un proyecto poltico, intentaban descubrir cmo esa "extraa mquina de la radio" poda servir a la reconstruccin de la realidad. Cuando sta ltima estaba siendo destruida por las guerras mundiales.

A principios de 1900, los futuristas italianos aspiraban a una modernidad anunciada por el ruido. Para ellos la guerra era, tremendamente, "la higiene del mundo" y sus acciones se rebelaban ante el arte simbolista y romntico. La radio apareca relacionada a las mquinas y el ruido era el significante esttico. Filippo Tomaso Marinetti en el Manifiesto Futurista (1909) planteaba un recorrido tcnico relevado de la admiracin a la modernidad representada en los sonidos de los trenes, aviones y autos, en la disonancia, la velocidad y el dinamismo industrial. Y tambin en las ideas del fascismo italiano.

Los expresionistas alemanes conceban al arte sonoro en oposicin a los principios

positivistas y en protesta al fracaso del orden social de la Alemania vencida por la guerra. Pensaban a la radio como "el arte gritado", sntesis de la convivencia entre el grito y la geometra, y de esa manera articulaban tcnicas de la plstica, la pintura y el teatro.

Del encuentro entre el relato testimonial y el paisaje ciudadano, naca el reportaje social de inspiracin socialista donde el objetivo era salir a la realidad, mostrar desde la radio los lugares donde se toman decisiones. Arte y radio tenan sentido si se ponan al servicio de proyectos didcticos capaces de transformar la realidad.

Los dadastas se manifestaban contra la sociedad considerndola responsable de las falsas promesas positivistas y de los movimientos artsticos racionalistas.

Pretendan la inmediata pedagoga de la libertad. Producir un shock moral poniendo a prueba la paciencia del pblico y componiendo obras sonoras a partir de tcnicas plsticas como el collage.

Bertolt Brecht propona algunas recomendaciones para la radio: acercarse a los acontecimientos ms que reproducirlos, montar un estudio para experimentar la singularidad de un lenguaje nuevo y la necesidad de abordar este dispositivo no como un aparato de distribucin sino como un medio de comunicacin con todas sus posibilidades de participacin.

Los surrealistas franceses reflexionaron sobre los marcos de la realidad del inconsciente bajo lo que denominaban "automatismo psquico". Entendan que la radio poda contribuir a la liberacin espiritual del ser humano por su alto contenido potico, como un atentado a la elaboracin convencional del pensamiento. Intentaron combinar el marxismo con el psicoanlisis y muchos de sus trabajos fueron censurados por ser considerados irritantes.

Desde los aos 30 Andr Breton y Antonin Artaud elaboraban obras para su teatro de la crueldad, en las que sostenan un relato fuertemente gesticular inmenso en gritos,

llantos y sueos. Vean a la radio como un fantasma de un cuerpo onrico sin bocas ni rganos al que sus interlocutores podan imprimirle huellas cuando apropiaban sus discursos en el momento mismo de la recepcin.

Las vanguardias artsticas fueron impulsoras de la investigacin sonora y su expresin potica. Desde el propio manifiesto futurista de 1933 llamado La Radia, hasta la fraseologa y la palabra cantada dadasta en la poesa sonora. Tanto en la combinacin de guiones con ruidos del contexto, los usos del silencio y las tcnicas de respiracin como en la resonancia de la voz y la construccin de los primeros efectos artesanales, encontramos el intento por hacer del nuevo medio un espacio para discutir las formas que adquiere lo que es comn a todos.

LA ESTRATEGIA ARTSTICA

Ms all de la obra que los artistas del radioarte han generado en la historia, nos

proponemos identificar los aportes que estas nociones pueden significarle a las prcticas radiofnicas de nuestras radios.

No es posible separar la dimensin artstica de nuestros proyectos de un marco general de pensamiento artstico-poltico y de las decisiones estratgicas de nuestra programacin. Pensar la dimensin artstica de una radio es un problema poltico que luego deber ser traducido en trminos, cdigos y prcticas radiofnicas.

La artstica de la radio es la capacidad que institucionalmente tiene una emisora para construir un relato propio de la poca a partir de la identificacin, maniobra y uso de las herramientas del lenguaje sonoro y sus tiles disponibles; la claridad de propsitos y el diseo de un plan estratgico para el dilogo y la elaboracin de la curiosidad.

Toda la constitucin de la identidad de una emisora de radio es un proceso de continuidades y experimentos para la elaboracin de una sntesis de la poca. Que

sea capaz de leer el contexto y proponer una arquitectura de imgenes sonoras con una utilidad que no es nicamente decirse a s mismos como proyecto, sino ayudarnos a descubrir el funcionamiento del mundo. Un programa de trabajo artstico es el documento de identidad de una radio. Implica el diseo de actos de programacin combinando previsin con sorpresa. Es a travs de las piezas sonoras que enviamos claves de conversacin.

Construimos espacios donde dialogar pblicamente. Permitindonos ocupar el presente de las cosas para transformar las condiciones de existencia.

La artstica, adems de la construccin de un universo simblico propio desde el cual producimos sentido, son las estrategias y tcnicas con las que realizamos piezas sonoras portadoras de sentido y organizadoras del aire.

As es como un separador disciplina el tiempo pero adems tiene un texto que dice: "Ya

basta!" y una voz de mujer que carga de furia y belleza el enunciado junto a una cancin.

Porque ms que los mensajes queremos lo que puede hacerse con ellos. Queremos sus consecuencias en nuestras prcticas. Una interferencia sobre los ruidos del mundo. Una pregunta nueva entre el grito y la geometra.

Las discusiones sobre el radioarte deberan relacionarse al ingreso de la tecnologa a los mecanismos de diseo de contenidos. A finales de la dcada de 1920, la llegada del micrfono y la consola a los estudios permiti no slo la expresin sino la nocin de estructura en la obra radiofnica. Inici las opciones de montaje y el surgimiento de tcnicos en sonido capaces de maniobrar esas realizaciones en vivo.

Luego, en los aos 50, la aparicin del sintetizador y la cinta magntica permitieron estudiar prcticas de grabacin, corte y superposicin de registros sonoros. Luego vino la euforia del nacimiento de la msica electrnica y la creacin, en las principales

emisoras pblicas europeas, de los laboratorios de experimentacin musical.

A partir de la dcada del 70, en un contexto de saturacin sonora del sistema de medios, distintos artistas convocaron a componer obras crticas en relacin a ese nuevo contexto de "contaminacin electrnica". En Canad ser Murray Schafer quien desarrollar un importante cuerpo terico sobre el medio sonoro en su relacin con el hombre y el entorno y la expresin de la voz humana sin mediacin. A l debemos atribuirle los trminos "ecologa acstica" y "paisaje sonoro". A estas nuevas formas de componer y documentar procesos sonoros Klaus Schning, de la WDR 3- Hrspiel Studio en Colonia, Alemania, las denomin Ars Acustica, y fue coordinador del espacio del mismo nombre que reuna artistas de Europa, Amrica y Australia, con la intencin de ampliar y subvertir tanto comportamientos de escucha como lneas de trabajo. Influenciados por

Bertolt Brecht, la radio debera pasar de la distribucin de informacin a la organizacin de las audiencias en aliados y coproductores. La primera materia prima fueron las voces humanas, los hombres de la calle, los trabajadores, presos, aprendices, cuyas voces "iletradas y sin diccin" eran desaprobadas para la tradicin radiofnica.

El arte acstico, dice Klaus Schning, "es una mezcla de elementos heterogneos. Un mundo de sonidos y de ruidos del ambiente acstico real o artificialmente creado y un mundo del habla y su organizacin acstica a travs de la tecnologa electrnica. Donde el receptor es el odo sensible, el soporte es la cinta y la boca hablante el altavoz".

En Amrica Latina, el radioarte aparece vinculado a los proyectos alternativos y pblicos.

Nos encontramos con las experiencias nacidas en Brasil, a partir de la cercana de los dramaturgos a la radio en los 70, el grupo de

Radio Artstica Experimental Latinoamericana (RAEL) en Ecuador y, en Mxico, con el impulso que desde 1996 le dio el nacimiento de la Bienal Internacional de Radio a la instalacin de la agenda del radioarte en Amrica Latina -a partir sobretodo de 2001 con la creacin del LEAS (Laboratorio de Experimentacin Artstica Sonora) y del programa de radio El arte de escuchar el radioarte.

El "retraso" de estas discusiones en el continente se debe principalmente a las matrices de la radio comercial norteamericana que determinaron proyectos comunicacionales ms concentrados en vender clientes sonoros a nuevos mercados de anunciantes a travs de la informacin y el entretenimiento que en la experimentacin, el apoyo econmico y la actualizacin tcnica, adems de la poca sistematizacin e investigacin terica sobre las posibilidades de la creacin sonora, en un contexto de preponderancia visual sobre la auditiva.

DESAFOS A 60 AOS

La radio busca desencantar. Arrancar al encantado de su obediencia.

La historia de la etimologa relaciona or con obedecer. Ese obaudire del latn deriv en la forma castellana obedecer hasta vincular la nocin de "audiencia" con la prctica de la obediencia. Por eso es desgraciada la terminologa radiofnica cuando nombra al otro del dilogo como "oyente" o "auditor".

Si el sistema ha construido modos de sometimiento y represin, lo ha hecho tambin sobre las maneras de organizar el lenguaje para controlar el dilogo. Por eso un hecho artstico puede ser un modo de desestabilizar el sistema de cdigos y entendimientos. De sacarle la costumbre al cuerpo para evidenciar que acostumbrarse a un acontecimiento no quiere decir tener que continuarlo. Y que otro mundo empieza por decrselo de nuevo y diferente porque el sonido puede ser una interferencia sobre la poca.

La inseguridad acstica es un concepto y una prctica. El primero como motor de reflexin poltica ante las instituciones lingsticas. La prctica ligada a la creatividad a la que estamos obligados si queremos que nos escuchen, si deseamos dialogar con aquellos que no piensan como nosotros, si buscamos interpelar a las nuevas generaciones donde la nocin de radio aparece vinculada a los patrones de navegacin en Internet, a los formatos mp3 y los cdigos post-alfabticos.

La identidad tambin es la generacin de un relato sobre el proyecto. Incluso un mito que funciona como articulador de sus prcticas. La elaboracin de un smbolo, un cono de audio y una metfora. Porque la abstraccin es participativa al dejarle completar el sentido al que oye.

Hoy debe pensarse adems en el marco de las nuevas tecnologas, la radio digital y la necesidad de polticas pblicas que legislen el campo de la comunicacin como derecho universal de hombres y mujeres. Y por

supuesto la innovacin, audacia e investigacin que desde los espacios alternativos viene construyndose en el plan de obras sonoras aplicadas a eficacias de programacin. Y en la intervencin de los imaginarios sonoros con la creacin de podcast, transmisiones intercontinentales, uso de las redes y las prcticas de la wikinomia (economa colaborativa) que estn constituyendo a las nuevas generaciones como prosumidoras. Es decir, capaces de producir lo mismo que consumen, recuperando el trabajo colectivo, la solidaridad y la autonoma. La vigencia del cuerpo, el silencio, la interferencia y la autogestin.

Si algo debera preguntarse una radio es cul es la tarea de su poca. Por eso no podemos pensar el sonido ni una propuesta desautorizando las plataformas tecnolgicas ni las nuevas interfaces digitales. La discusin sobre la propiedad intelectual, la liberacin de contenidos y la brecha digital. La creacin de

Antena

Foto | Messe Berlin GmbH

fonotecas y libreras sonoras colectivas, la constitucin de espacios de experimentacin incluso en las propuestas de composicin auditiva y en los modos de editar y compaginar eventos sonoros desde los cuales recuperar la curiosidad, el asombro y la justicia.

Investigar y socializar marcos de comprensin que ayuden a hombres y mujeres a construir la narracin de sus vidas. Porque esas membranas a travs de las cuales pasa electricidad no son micrfonos sino cuadernos donde se documenta la historia de una comunidad. Donde se escribe que la radio puede ser una de las bellas artes de la poltica.•

Ms informacin y muchos artculos interesantes: www.caraysenal.agenciapulsar.org

Descargar artculo completo [47.8 Kb]