NOTA DE TAPA:

DEL LENGUAJE SONORO AL LENGUAJE HIPERMEDIOS. LA PRODUCCIN RADIOFNICA ANTE EL TRIPLE PLAY

Gastn Montells- Colectivo La Tribu

Junio de 2008

La radio como medio fsico est soportada en las singularidades del audio. Esa particularidad determina un universo simblico propio que configura prcticas de recepcin interpelando el sistema auditivo. Y decisivas estrategias de emisin capaces de corresponderse con las gramticas de audiencia.

El odo es el rgano que nos permite decodificar, mediante el cerebro, las vibraciones que se producen en el aire. Es decir, el sonido.

El sonido es una sensacin, en el rgano del odo, producida por el movimiento ondulatorio en un medio elstico y dinmico (el aire), que se produce por cambios rpidos de presin, generados por el movimiento vibratorio de un cuerpo sonoro. Por ejemplo, una onda de radio.

Escuchar es la capacidad de la percepcin humana

Hipermedios

Collages | Soledad Tordini- Colectivo La Tribu

de centrarse en un determinado sonido en presencia de otros sonidos de distraccin y acontecimiento.

El sistema auditivo genera en el cerebro un proceso de traduccin que nos permite comprender el significado de lo percibido, convirtiendo ese sonido en una materia significante.

De ese procedimiento fisiolgico es que la imaginacin se realiza como potencia constructiva.

No deberan pensarse los proyectos comunicacionales de las radios sin abordar sus gramticas y estrategias de elaboracin discursiva. Ms cuando los mecanismos de construccin de sentido sonoro, la propia toda manera de transitar la poca, relacionarse, levantar una casa, decir "te quiero", se ven modificados por los cambios del impacto tecnolgico y sus marcos reguladores.

Es notable cmo la historia recupera los modos de nombrar los procesos tecnolgicos actualizando sus contextos y configuraciones. Hoy estamos acostumbrados a entender el concepto "wireless" como el salto inalmbrico de la conectividad on-line que permite una nueva arquitectura de prcticas de

usos y aplicaciones. Recordemos que "wireless" fue tambin uno de los primeros nombres que la tecnologa radiofnica adquiri al lograr desprenderse del cable (siendo entonces "telegrafa") y poder emitir "sin hilos". Fue el fsico e inventor italiano Guglielmo Marconi durante su estada en Inglaterra quien en 1896 dio conocimiento de este "sistema de telegrafa inalmbrica", iniciando la disputa por el proyecto del patentamiento, propiedad y fines de ese descubrimiento.

La convergencia tecnolgica (modo en que se denomina a la fusin e integracin de distintos dispositivos tecnolgicos de aplicaciones especficas que se combinan para proveer seales multimedia en un mismo dispositivo de telecomunicaciones) ha configurado nuevas necesidades de produccin para poder corresponder estas interfaces de orden combinado, donde se articulan y dialogan las claves narrativas de los textos grficos, los recursos dinmicos de la visualizacin y los propios cdigos del registro sonoro.

Esta sinergia de lenguajes especficos potencia y recrea los modos de vincularse con los medios. Y configura nuevas exigencias e ingenieras de produccin ya que se ven modificadas sustancialmente las prcticas receptivas. Sobre todo las nociones de tiempo y espacio que organizan, por ejemplo, el trabajo periodstico diario de una emisora.

Adems de la convergencia tecnolgica, el traspaso del lenguaje radiofnico al hipermedios fue consecuencia del llamado "triple play". La convergencia propia de los servicios, donde se manifiesta la concentracin de los proveedores de Internet, la televisin paga, y la telefona industrial.

El lenguaje hipermedios trabaja bajo las matrices de la interaccin y la orden combinatoria de discursos grficos, audiovisuales y sonoros. Escuchar un testimonio en audio es ahora tambin poder leer una sinopsis de su contenido, visualizar la fotografa del autor y seguir un mapa de animacin que relata la cronologa del acontecimiento. Todo eso en la pantalla de la pc o en el mensaje multimedia de un

telfono mvil.

Frente al lenguaje radiofnico, el hipermedios trabaja vectores de complementariedad sujetos a los patrones de navegacin. Diversifica el mensaje exigiendo lecturas asociativas y simultneas ya que el sentido del enunciado es una totalidad que slo puede interpretarse en el recorrido multi-lenguaje.

PRINCIPIOS PARA EL DISEO DE NUEVOS CONTENIDOS

Sin duda la principal clave en trminos de produccin para las nuevas tecnologas est en poder interpelar los cdigos y patrones de navegacin y los usos de las telecomunicaciones, incorporando por supuesto sus contextos, hbitos, tiempos, agendas y velocidades.

Arrimar posibles respuestas a la pregunta que interpela acerca de los nuevos modos de relacionarse las personas con los medios.

Por telecomunicaciones entendemos literalmente los procesos y tcnicas de comunicacin a distancia. Incluye radio, televisin, telefona, interconexin de computadoras y transmisin de

datos.

El objetivo del sistema y redes de telecomunicaciones es transmitir un mensaje desde un punto a otro, generalmente de manera bidireccional.

Esta poca comunicacional nos exige partir del lenguaje sonoro radiofnico de matrices combinadas (analgicas y digitales) a las nuevas plataformas de desarrollo bajo lenguajes hipermedios.

De esta manera vamos de la radio tal como la conocemos a las posibilidades de descentralizacin, relocalizacin y conformacin de unidades de produccin especfica en formatos que debern interpelar, en tiempo y forma, los nuevos usos y ritmos que las telecomunicaciones le han impuesto a la produccin de contenidos (a la vida misma todos los das) y a sus modos puntuales de ser decodificados.

Esto implica, al menos, considerar los siguientes principios, no necesariamente para reproducirlos sino para enmarcar argumentos y prcticas en vectores de poca.

1. La convergencia tecnolgica y su condicin de multiplicidad de emisiones en distintas herramientas de transporte y de interfaces. Sujetos bajo la norma de "public on demand". Es decir, a pedido del pblico y con potenciales posibilidad de sindicacin va archivos con formato RSS (Really Simple Sindication). Por sindicacin se entender la redifusin de contenidos a travs de un sistema operativo de suscripcin que permite compartir y actualizar informacin con frecuencia.

2. La nocin de mediacin. No slo el hecho de producir para contextos diferidos (donde la recepcin del contenido no es necesariamente inmediata ni nicamente de un solo soporte) sino la potencial distraccin al que el proceso comunicacional se somete por "competir" con otros estmulos y discursos en circulacin.

3. La duracin, peso y capacidad de sntesis de los archivos y contenidos, considerando los ndices de conectividad y los tipos de navegacin o contacto con las producciones.

4. El uso y manejo de software digital para la autonoma de la produccin.

5. Las tcnicas de aplicacin creativa. En producciones originales, intensas, sintticas, dinmicas, atractivas y de temticas especficas, estn los ejes del nuevo orden de produccin de contenidos digitales. Que puedan recuperar y abrir nuevos descubrimientos sonoros y a la vez abordar agendas de especificidad capaces de organizar nuevas comunidades de interlocutores grupales unidos por problemas y pasiones comunes.

6. Interactividad y participacin. Lo que se espera de las matrices de produccin en hipermedios es que logren, con mtodos especficos, interpelar al receptor permitindole interactuar con las propuestas de contenidos y participar de la generacin de stos.

7. Derechos de autor y liberacin de propiedad. Poder dar cuenta de las discusiones y regulaciones que en el campo de la propiedad intelectual se han

documentado a partir de las polticas de fuente libre, es decir, de cdigo abierto, de propiedad colectiva, que permiten producciones en circulacin que son intervenidas, recreadas y relanzadas entre las comunidades de usuarios.

Las nuevas plataformas tecnolgicas han configurado y profundizado ciertas nociones referidas a los tipos de contenidos y a las formas en las que se presentan.

Esto se debe centralmente al reconocimiento de nuevos usos de recepcin, ms demandantes de especificidad y sujetos a comportamientos capaces de acompaar las exigencias de las prcticas de decodificacin de estos nuevos soportes.

A partir de esta caracterizacin, podemos pensar tres conceptos sobre estos modelos de produccin:

1. Los contenidos llamados delivery o "para llevar". Generalmente definidos as porque son escuchados en diferido, luego de ser descargados y cuando se quiere o puede. Producidos para destinatarios identificados por su

especificidad. Estos contenidos son adems "portables" y muchas veces atemporales. Su importancia est en la perspectiva "autorizada" de su tratamiento (las "editoriales de autor") mucho ms que en la primicia informativa de una noticia que correra el peligro de caducar antes de ser recepcionada.

2. La produccin punto a punto. O la idea que sostiene que un link es una solucin. Este tipo de interfaces obligan a producir contenidos capaces de ser decodificados en velocidad, con poco tiempo y donde se priorizar la capacidad de atender a demandas puntuales con soluciones o propuesta concretas.

3. El impacto del foco. Muchos contenidos para plataformas digitales coinciden en ser trabajados por matrices de impacto y precisin. As como series de publicidad aparecen "ocasionalmente" en los telfonos celulares cuando pasamos por los comercios de esas marcas, las agendas temticas son una lista de pedidos

especficos que el usuario solicita. Un ejemplo prctico de estos sistemas son los playlist musicales. Las listas de reproduccin de canciones que recorren a modo de loop una secuencia de criterios armados a partir de la relacin entre los pedidos del destinatario y las propuestas de produccin.

Las nuevas plataformas tecnolgicas tienen como objetivo "hacer comunidad". Es decir, promover la constitucin de comunidades de usuarios a partir de la identificacin de prcticas comunes con cierto grado de estabilidad, recurrencia y multiplicacin.

Estas plataformas tambin han aportado una importante estrategia para interpelar a las generaciones ms jvenes, colaborando de este modo en el aporte de nuevas audiencias radiofnicas y la recuperacin, por los modelos de recepcin, de perfiles de audiencia que haban empezado a dejar de escuchar radios porque stas difcilmente acompaaban sus necesidades y ritmos de vida.

La apertura tecnolgica a partir del ingreso al mercado de mquinas porttiles de reproduccin de

archivos como los mp3, han permitido y a la vez exigido al sistema de medios, producir contenidos acordes a esa nueva modalidad de audicin y consumo.

La bsqueda especfica de canciones que son bajadas o transportadas en estos instrumentos es acompaada con la produccin de contenidos concretos donde cada usuario empieza a construir sus propias programaciones a partir de la combinacin de recursos que las redes digitales han puesto en circulacin como tiles disponibles.

El sistema capitalista ha hecho de la vida una nueva intensidad en la exigencia productiva.

Vivimos corriendo para vivir. Y los pjaros de la imaginacin sostienen al cuerpo herido de trabajos y trabajos. Semejante corrida determina la necesidad de dos detenimientos auditivos: que la radio sea el "silencio/espacio" que la vida no tiene. Y silencio es ac un ritmo otro, la conversacin pblica capaz de revelarnos el sentido de un nuevo descubrimiento til.

Y un segundo detenimiento muy viejo: comprender que la radio sucede en todos los lugares donde se

Hipermedios

la escucha. Y que radio tambin es esa historia que un nio ha encontrado en el modo de decirle a otro, que la msica de su vida son esas estrofas rotas, bajadas a mordiscones de una conexin telefnica, por consejo de un tipo que al aire de una radio pequea dijo que esta tarde poda ser tranquilamente esa cancin.•

Descargar artculo completo [83.9 kb]