NOTA DE TAPA:

LA MSICA, ESE PROBLEMA PRECIOSO

Gastón Montells- Colectivo La Tribu

12 de junio de 2007

La msica en las radios FM es una de las principales razones, sino la principal, por las cuales la mayora de las personas sintoniza una propuesta.

La nocin de "propuesta" no es menor teniendo en cuenta que la programacin de una emisora es una opcin de dilogo que desde el aire se promueve para conversar.

La idea de propuesta merece desagregarse. Propuesta significa recorte. Es decir: prioridad.

Proponer algo, en este caso una serie ordenada e intencional de canciones, es poder dar cuenta de una decisin que responde a un conjunto de definiciones que organizadas constituyen un criterio.

Proponer ser traducir un esquema de definiciones a una materialidad que lo comunique.

Por eso cuando escuchamos una cancin en

una radio deberemos entender que esa cancin suena ah en ese momento, da y horario porque hay una razn que lo determina.

Se sabe que una propuesta es un recorte y como tal se acepta que configurar un perfil donde podrn profundizarse ciertas definiciones, visitar algunas otras y no dar cuenta de unas terceras.

Armar una propuesta de musicalizacin requiere mucho trabajo. Sobretodo porque la msica adems de una sonoridad es un texto, tiene un ritmo, construye climas pero tambin imaginarios, refiere a representaciones y repone y actualiza constantemente el campo de la industria musical y los circuitos independientes.

Es decir que pasar una cancin es tambin hablar del mercado, de la propiedad intelectual, de la piratera y por supuesto de la mirada del mundo que ellas representan mientras suenan.

CRITERIOS MUSICALES PROPIOS

Disear un criterio musical es a la vez proponer un estado de nimo, una red de animaciones sonoras que sern la banda de sonido de la ciudad donde se emita. Probablemente cada persona al or utilice esas canciones para ambientar esa poca de su vida.

Por donde empezar a construir un criterio?

Un problema que suelen tener los musicalizadotes refiere a dos cosas.

1. La msica que conocen.

2. La msica que les gusta.

Para musicalizar deberemos poder tomar distancia de lo que conocemos y nos gusta e iniciar un proceso constante de investigacin musical empezando sobretodo por aquello que nos genera prejuicios y hasta nos da vergenza.

Claro que la musicalizacin es la traduccin sonora de nuestras definiciones poltico-

culturales como proyecto. No podemos pensar en canciones si antes no tenemos claro cul ser nuestro objetivo con la msica, qu queremos contar como radio, a quines le hablamos y qu caractersticas tienen esos destinatarios. A qu hora transmitimos, cmo es el ritmo de vida y los hbitos socio- culturales de la regin que cubrimos. Y dos cosas importantes ms: qu espera la gente que pasemos y qu propuestas musicales podemos dar a conocer sabiendo que probablemente el otro que oye no pueda elegirlas simplemente porque las desconoce.

Lamentablemente nadie puede elegir lo que no conoce. Por eso dar a conocer es socializar la posibilidad de tener ms opciones para construir el gusto.

LA MSICA EN LA RADIO ES LA BANDA DE SONIDO DE LA CIUDAD

Pensar la musicalizacin de un proyecto es armar un mundo simblico capaz de convertirse en la banda sonora del lugar

donde se emite.

Las coordenadas del diseo de la estructura musical son la tipografa del texto que iremos escribiendo, si consideramos que las canciones son los prrafos del relato que suena.

Una serie de canciones no arman necesariamente un criterio. La eleccin de las canciones y el orden de aparicin de las mismas es una clave importante en la dinmica rtmica que lograremos al aire.

Hay que tener en cuenta, aunque parezca una obviedad, que cuando uno musicaliza lo hace para otros. Eso significa que cumplir el criterio ayudar a desprenderse de los vicios pasionales propios en trminos del gusto musical. Que musicalizar no es imponer sino invitar. Aunque la base del mercado musical sea la insistencia a partir de la repeticin de los cortes de difusin (las canciones que se elige "estratgicamente" mostrar del disco para venderlo y por las cuales las discogrficas ponen buenas sumas de dinero

en las radios).

Algunas radios tienen criterios de autor. Definen que los musicalizadores sean personas especializadas que le dan su impronta apoyada en la legitimidad de su saber pblico.

Otras radios musicalizan por gnero, poca, idioma y a eso le combinan variables de ritmo, duracin, impacto, novedad.

Otras directamente por lo que les paga la industria discogrfica dicindoles lo que tienen que emitir.

Ms all de cul sea el criterio con el que musicalicemos, lo importante ser que tengamos uno. Que sea claro y est explcito para el musicalizador. Aun cuando sea conveniente revisar con frecuencia nuestra grilla de parmetros. Ya que los criterios varan, se modifican o acentan segn el mayor o menor dilogo que construyan con la audiencia.

Un criterio es un modo de organizar una propuesta intencional. En este caso debera dar cuenta de:

1. Los objetivos de la radio. Donde aparece un sentido del mundo y sus representaciones y tambin el contexto de poca vinculado a lo musical.

2. La audiencia. Nuestros destinatarios estratgicos. La msica es el inicio de una conversacin. Las canciones no slo son el "tema" de la conversacin sino sobretodo "las palabras usadas". Por eso la msica construye rpidamente un "cdigo" entre los que se hablan.

3. El da y horario. As como no somos los mismos el domingo, la msica de un domingo no necesariamente es la misma que la del lunes.

4. La relacin entre propuesta y demanda. Lo que ofrecemos en tanto receptores de material musical. Lo que pasamos sabiendo el deseo explcito de nuestra audiencia.

5. El origen de la msica. Quines son nuestras fuentes musicales? La industria discogrfica, el circuito independiente, los mismos artistas? Los mp3, las nuevas

tecnologas? Y vinculado a este punto todo lo referido a difusin, planillas de emisin, carga impositiva, sindicatos, derechos de autor.

Con estos mnimos parmetros, iniciaremos nuestro grillado del criterio. Deberemos convertir estas definiciones en una estructura de orden donde combinaremos canciones segn gnero, idioma, ritmo, duracin, modo de grabacin (estudio o vivo), si son originales o versiones, y todos los indicadores propios que podamos construir para ayudar el pautado.

Una cancin es una investigacin. De ah que las canciones cumplen un rol al ser emitidas ms all de la felicidad que pueda darnos or un tema que nos guste.

No importa qu le pida uno a la cancin, porque en ese pedido cada uno es autnomo y manifiesta su necesidad. Lo importante es qu le puede dar una cancin a uno sabiendo que esa cancin es parte de un marco de propuesta donde la radio a travs de ella se

manifiesta.

As como una opinin periodstica es un signo claro editorial, las canciones tambin son expresiones editoriales de una radio pero con otras formas estratgicas.

LAS CANCIONES SON TEXTOS QUE SUENAN

La cancin no es todo el sonido de la radio. Es uno de sus elementos principales. Tambin lo son las voces, la produccin artstica, el ritmo, los modos de ecualizar, etc.

Con las canciones ordenadas en un criterio construimos una arquitectura horaria que funcionar como la tipografa sonora de nuestra emisora. Las canciones son textos que suenan.

Intentaremos equilibrar lo que se espera escuchar con lo que proponemos descubrir. Por eso constantemente tendremos que ir conversando con nuestros oyentes. Midiendo aceptacin y rechazo. Inters y descubrimiento. Y actualizarnos en el campo musical elegido.

La industria discogrfica inventa artistas y desarrolla estratgicamente cortes de difusin.

Luego pauta con dinero una rutina de salida al aire y esa constante repeticin de una cancin probablemente termine sonando en los labios de muchos y pueda ser nombrada ante la caja de pago de una disquera.

Que la msica que omos no es accidental no es algo en absoluto menor.

La msica es una planificacin estratgica. Sea porque desde ella se espera ganar dinero, sea porque con ella queremos cambiar el mundo.

Las canciones acompaan el estado de nimo del barrio. La radio es el gran parlante que da ritmo a las ideas de una comunidad.•